domingo, octubre 14, 2007

el príncipe negro (1973, iris murdoch)

Si no he contado mal, llevo doscientas cuarenta y cinco entradas en lo que llevamos de año, lo cual me parece una barbaridad, dicho sea de paso. Sin contar ésta, claro. Pero me cuesta. Me cuesta mucho mantener esta obligación moral conmigo mismo. La idea inicial era ser capaz de escribir a lo largo de los trescientos sesenta y cinco días del año, pero al final decidí que no era viable ni saludable, así que redirigí el proyecto a la idea de que si no era la totalidad, sí tenía que ser la inmensa mayoría de ellos. Actualmente llevo más del ochenta y cinco por ciento de los días con publicación, lo cual creo que está bastante bien. Vamos, digo yo. Pero me cuesta seguir este ritmo. Estoy barruntando algunas ideas para el año que viene, pero para eso queda tiempo aún.


Me he dado cuenta que últimamente las entradas son, más.... ¿cómo podría decirlo?.... más mundanas, más normales, más tranquilas, más sobre mi propia vida. Quizás esto sea un factor. Me resulta más sencillo hablar sobre los demás, sobre noticias que me llaman la atención, sobre ideas generales que todos puedan sentirse identificados que sobre mí mismo. Me cuesta horrores plasmar en negro sobre blanco mi propia vida. Tal vez porque la considero algo anodina, sin grandes aventuras, sobresaltos o peripecias que sean dignas de mención. Y cuando algo lo es, pueda ser que yo considere que merece la pena, pero quien lo lea no lo entienda así.


Quizás me están asaltando dudas de escritor público. Quiero decir, yo escribo, pero... ¿alguien lo lee? Y si lo lee... ¿por qué no opina? ¿Timidez? ¿Vergüenza? ¿Inseguridad? ¿Falta de confianza? Reconozco que leo unos cuantos blogs, que los sigo, y también soy consciente de que muy pocas veces participo. En mi caso, lo tengo muy claro, es por vergüenza, pero poco a poco me voy soltando.... E, incluso, he logrado que el autor me responda. Y cuando obtienes esa contestación, ¡es tan placentera...! Creo que yo también respondería.... (nótese la indirecta)



PD: ¿Cómo puede medirse la fe en las convicciones propias? ¿Seguir con el blog será cuestión de amor propio? ¿Alcanzaré a acabar el año?

2 ingredientes:

Gabi dijo...

Queeee lindo tu blog. un besito (:

lussor dijo...

Gracias Gabi. También el tuyo me resulta muy interesante. Besitos para ti también....

| Top ↑ |